flickr_2 sorting_options_flled-512

20171017

Sitges 2017: día 5 [Lunes 9]

banner sitges17




lunes 9

the villainess
The Villainess (Byung-gil Jung, 2017)
La primera escena de The Villainess, con un excelente plano secuencia en vista subjetiva en primera persona, en el que los cortes están camuflados de forma excelente (al contrario de lo que sucedía en Bushwick), ya deja claro qué nos vamos a encontrar: acción trepidante, mucha violencia, coreografías increíbles, y una historia mínima, pero muy exagerada. Como ya sucedía en su anterior cinta (Confessions of a MurderByung-gil es un director que maneja genial la acción, pero se acaba hundiendo en un melodrama muy poco necesario. Esta sobre-emotividad no es que sea un caso fuera de lo ordinario para la cinematografía de Corea del Sur, pero aquí se le va algo de las manos en muchas ocasiones ya desde la parte argumental: una niña ve como matan a su padre y se ve impelida a vengarse cuando diferentes organizaciones de super asesinos la educan en el arte de la guerra. Cuenta con un par de escenas realmente increíbles, y es una de las películas obligatorias de Sitges 2017.



brawl on cell block 99
Brawl on Cell Block 99 (S. Craig Zahler, 2017)
Así como The Villainess sobresalía en las escenas de acción, pero acababa pecando un poco de demasiado intensa y dramática en lo que es el desarrollo de la historia, Brawl on Cell Block 99 es inmensa en todos los sentidos. Vince Vaugh como el antihéroe más estoico de la historia se ve obligado a demostrar su sangre fría y su capacidad para la ultraviolencia en una espiral suicida alimentada por el honor y el amor por su familia. A pesar de que varias escenas parecen excesivas para el tono general de la película, cuando se va resolviendo la trama, todo acaba por encajar en un producto muy redondo donde se acepta la locura general y el guiño continua al espactador sediento de diversión. Perfecta para el Festival de Sitges. Lo dicho, inmensa.



dhogs
Dhogs ( Andrés Goteira, 2017)
Con la presencia del director, de los actores y el productor.
Hemos hablado mucho estos días de Festival al respecto de Dhogs porque, aunque las opiniones eran bastante unánimes y muy críticas con la opera prima de Andrés Goteira, algunas voces se alzaron para defender su propuesta indiscutiblemente valiente. Mi opinión es que es extremadamente fallida en su discurso feminista (digamos que es otra obra que no pasaría del test de Bechdel, aunque casi ninguna de las supuestamente feministas que hemos visto lo haría), y mucho más en su propuesta formal. Pero lo que me molestó de verdad es que se conforma en señalar una serie de problemas de pasividad en la sociedad, apuntando incluso al espectador de ficción, y evitara en todo caso tomar partido o aportar salidas a todo eso malo que quería retratar. En todo caso, lo peor de la sesión a la que asistí, en el Auditori, fue la presentación por parte de Dafnis Balduz, creando (de nuevo) un hype innecesario con comentarios del estilo de "la mejor película de la historia de la península).

 

talisman
Talismán (Carlos Therón, 2017)
Tres obreros que trabajan en un caserón antiguo, encuentran un misterioso objeto escondido detrás de un muro y deciden dejarlo encima de la mesa, en el centro de la habitación. Siendo este otro de los cortometrajes VR de la sección Sitges Cocoon, es fácil adivinar que el punto de vista de la cámara, nuestro punto de entrada en la historia, es ese objeto, el talismán maldito, colocado en una situación privilegiada para ver cómo, poco a poco, la tensión explota a su alrededor. Los actores, encabezados por Berto Romero, están correctos para un argumento algo tópico, pero suficiente para su objetivo de conseguir una historia en la que lograr la inmersión del espectador. Lo que no acaba de estar conseguido es que la acción acontece en su totalidad delante del objeto, con lo que no es para nada necesario que giremos la vista. A nuestro alrededor sólo hay una vieja habitación en obras que no aporta nada a la narración. Y eso es algo que revienta todo el objetivo de rodar el corto en 360. En este caso no hay ninguna necesidad, y es una lástima.



Outrage Coda
Outrage Coda (Takeshi Kitano, 2017)
Kitano escribe, dirige, y protagoniza la última (?) película de la serie sobre las relaciones de las principales familias de la yakuza japonesa en Outrage Coda, una serie que hemos ido viendo estos últimos siete años en Sitges y que parece acabar ahora con un estallido frenético (y muy bien resuelto si tenemos en cuenta la ingente multitud de nombres, giros, alianzas). Outregi (2010) fue la vuelta del maestro al cine de gángsters que le encumbró en los festivales internacionales, después de su época egomaníaca con obras como Kantoku Banzai!, y lo hacía con una historia sencilla, a pesar de sus muchos personajes, dejándose llevar por las interacciones entre familias hasta plantear un estallido final que parecía que sólo pretendía cortar la narración por algún sitio. Era como si Kitano se preocupara sólo de coreografiar la violencia, de hilvanar historias que dieran pie a más violencia, para luego deja rodar cuesta abajo, y sin frenos, todo lo que había dispuesto. Este año, me temía que, sin haber vuelto a repasar las dos capítulos anteriores, todos esos personajes fueran una carga demasiado grande para seguir la película que presenta ahora con facilidad. Pero ha resultado que el director conoce bien el material que maneja, y ha mantenido el mismo ritmo y sencillez, permitiendo, de nuevo que el espectador se relaje y disfrute del viaje. Un viaje especialmente salvaje esta vez. A sus 70 años, Kitano se mantiene en forma en este lado salvaje de la lírica. Ahora me encantaría ver una nueva muestra de su cine poético, para ver si en eso también sigue manteniendo el pulso.



have a nice day
Have a Nice Day (Jian Liu, 2017)
Lo primero que pensé al terminar esta curiosa cinta de animación 2D china es que era como si Vidas Cruzadas se hubiera mezclado con Crash y la hubieran dirigido los Coen. Y digo curiosa por la cualidad de su animación, de colores planos, sin preocuparse de las sombras, y con un frame rate muy bajo, bajísimo en algunas escenas, pero que no rebaja la excelente calidad de sus fondos realistas y muy detallados, ni la preocupación por recrear de forma creíble la realidad que plantea, en este caso un retrato incómodo de la China actual. En Have a Nice Day, un grupo de personajes se ven envueltos en una historia desafortunada, y en ocasiones cómica, al cruzarse en el camino de una bolsa de dinero. De tono muy oscuro en ocasiones, los personajes se tratan con muy poco aprecio, con lo que el espectador se posiciona sin querer en el lado omnisciente del narrador, y se relaja al disfrutar de un desenlace dramático, y muy anunciado. Una de mis favoritas del año. 






yume

20171016

Sitges 2017: día 4 [Domingo 8]

banner sitges17




domingo 8

bushwick
Bushwick (Cary Murnion, Jonathan Milott, 2017)
Sentirse jugador de un shooter en tercera persona, en modo torreta, en el auditorio, es una sensación bastante curiosa. y Bushwick es eso, un trepidante videojuego en tercera persona, en el que el espectador sigue los pasos de Dave Bautista por las calles de Brooklyn durante una invasión militar. Muy entretenida, con toda la intención de parecer un plano secuencia siguiendo la estela de Hijos de los Hombres que, aunque se agradece, lo hace con resultados irregulares. La cuestión es que realmente no hay por donde cogerla: Bautista está bastante bien, pero al final se vuelve muy loca sin dejarse llevar por intenciones irónicas.



thelma
Thelma (Joachim Trier, 2017)
En la linea de otras historias de autodescubrimiemto de poderes sobrenaturales, Thelma es una joven que se ve atrapada por el horror que la supera cuando va descubriendo el amor a la vez que unos increíbles poderes sobrehumanos. Continuos ataques epilépticos la dirigen a una existencia miserable hasta que comienza a entender el funcionamiento de su maldición. Todo lo que tiene de parsimoniosa lo tiene se efectiva, y cuenta con varios momentos impactantes y de mucha belleza. Una muy buena opción si se le permite un poco de paciencia.



mfa
MFA (Natalia Leite, 2017)
Con la presencia de la directora.
Muchas cintas han retratado historias de mujeres violadas que emprenden el camino de la venganza, pero pocas veces, por no decir que no recuerdo más que Fóllame, lo hacen desde el punto de vista feminista. Más equidistante de lo que se pueda presuponer, plantea muchos de los ángulos del drama de la violencia de género, aunque es difícil no considerar la venganza violenta como un bagaje masculino cuando se hace desde el golpe de martillo. En todo caso, muy recomendable.



night night
Night Night (Guy Shelmerdine, 2017)
Del creador del gran éxito del Sitges Cocoon del año pasado (Catatonic era una experiencia muy interesante)  llega un nuevo cortometraje de terror en realidad virtual, desde las gafas de inmersión sensorial. La lástima es que, en este caso, no pasa a ser una simple atracción de parque infantil, un tren de la bruja en un sentido mucho más amplio, que el corto del año pasado. Sin demasiado argumento, más que una simple exploración de los miedos infantiles hacia los payasos, funciona regular, pero sigue siendo una experiencia, en todo caso. Una madre cuenta un terrorífico cuento para dormir, y claro, una vez que el niño se queda sólo, se desencadena el horror.



ancien and the magic tablet
Ancien and the Magic Tablet (director, año)
Comparar la IA detrás de la conducción autónoma de vehículos con la magia, para plantear un juego entre historia real y ficción, es un punto a favor de Ancien and the Magic Tablet, un nombre muy engañoso una vez desarrollado el enigma de la historia (la identidad en el mundo de fantasía de la protagonista) pero que es aún más confusa en su traducción española (Ancien y el Mundo Mágico). Animación regular, pero efectiva, para una historia muy bonita y sí, muy familiar.



campfire creepers
Campfire Creepers (Alexandre Aja, 2017)
Otro de los cortos de VR en el espacio Cocoon, situado junto al Auditori de Sitges. En este caso, con auténtico pedigree al estar dirigido por el célebre Alexandre Aja. El resultado es una historia que consigue una verdadera inmersión gracias a una cámara posicionada siempre en el lugar justo o, por el contrario, en el más extraño posible, para provocar auténtico interés en lo que está sucediendo. Una lástima que la versión disponible en el espacio Samsung no fuera la definitiva y, en la escena más importante de la trama, apareciera todo el rato sobreimpreso en pantalla TEMP VFX. Sucede que el corto no estaba acabado, y los efectos de esa escena eran todavía poco realistas, pero el texto impreso resulta bastante más molesto que unas texturas demasiado simples. En fin. 



a ghost story
A Ghost Story (David Lowery, 2017)
Posiblemente una de las películas más esperadas del presente certamen, A Ghost Story narra, con un estilo visual sencillo y un formato bastante irritante, la historia de una pareja que se rompe de forma trágica por un accidente, pero que acaba siendo un cuento sobre lo infinito del amor. El joven vuelve a la casa que compartía envuelto en la sábana con agujeros (como la que representa históricamente a los fantasmas), y asiste impasible a cómo continúa la vida de su hogar sin él. La historia es mágica y muy bien pensada, pero las decisiones técnicas del director me resultaron demasiado molestas: Aunque entiendo lo que pueden significar cosas como plantear una viñeta cuadrada para el formato de fotograma (parecer un formato casero de Super-8, para dar un ambiente de calidez doméstica), o sostener hasta la extenuación un plano secuencia fijo, en el que apenas hay movimiento (quiere agotar al espectador de la misma manera que la realidad inalcanzable y sin posibilidad de saltos elípticos mantiene al fantasma en un estado de continuo martirio), este tipo de recursos se acumulan en exceso para mi gusto en la película, y sólo es cuando se deja llevar en explicar la historia de verdad (cuando de verdad se suceden los saltos temporales a los puntos de la historia que sí tienen contenido), cuando la cinta se vuelve una obra excelente. 






yume

Sitges 2017: día 3 [Sábado 7]

banner sitges17




sábado 7

muse
Muse (Jaume Balagueró, 2017)
Balagueró lleva más de 20 años intentando perfeccionar una fórmula, pero no consigue más que estancarse en los clichés del género. El resultado aquí es tan impersonal como impecable, y el trazo de autoría que pueda tener el director (diría que ahondar en la idea del Mal absoluto e inexplicable) brilla por su ausencia, y lo mismo recuerda a Los Sin Nombre, como a El Segundo Nombre, como a 13 Campanadas, The Broken, o cualquiera de esas películas de tonos grises, animo melancólico, y misterio con toques de horror. La película funciona, claro, como todas las anteriores, pero trata sobre musas, Jaume, ¿dónde queda la poesía?


Big Fish & Begonia
Big Fish & Begonia (Liang Xuan, Zhang Chun, 2016)
Preciosa cinta de animación china, de fantasía desbocada y una historia muy triste de amor imposible. Un accidente durante el rito de paso a la edad adulta de un ser sobrenatural provoca una deuda que hará temblar el mundo mágico. De resultados épicos, pero con una clara intención costumbrista, sencilla y destinada a público familiar, resulta un película muy interesante a pesar de lo extraño de su propuesta argumental.


the bad batch
The Bad Batch (Ana Lily Amirpour, 2016)
Con la presencia de la directora.
Para Amirpour, y según sus propias palabras en la presentación de la cinta, The Bad Batch es más deudora de El Topo de Jodorowsky, que del Mad Max de Miller, pero en esencia tiene mucho de ambas. Del psicomago saca una visión estoica del Apocalipsis, donde los ritos de paso y el crecimiento personal son la base que sustenta todo. Por el contrario, de Mad Max apura su tendencia a la violencia justificada por el contexto, y cierta aceptación trágica del papel de héroe. La heroína, en este caso, tullida desde el inicio, cierra varios círculos extraños en su camino al descubrimiento de su verdadero objetivo vital. Lo más curioso de todo, es el título castellano que se le ha puesto en su doblaje televisivo (recordemos que es una producción Netflix): Amor Carnal es tan absurdo, y desafortunado, como apropiado.


les affamés
Les Affamés (Robin Aubert, 2017)
Con la presencia del director.
Una hora de retraso en el Auditori hicieron que Les Affamés fuera la primera película de la presente edición que no conseguí ver entera. Aguanté lo máximo que pude, y sus diferentes escenas de transición hacia el final me hicieron creer en varios momentos que conseguiría acabarla, pero fue una ilusión. Una lástima, porque la historia de infectados dentro de un contexto que podría llamar low horror, era bastante curiosa, y un giro en los últimos compases del metraje la hicieron bastante más interesante. Ese giro aportaba un nuevo significado del argumento a través de la escenografía. Muy curioso. 


the ritual
The Ritual (David Bruckner, 2017)
Curiosa combinación de slasher, cine con monstruo, con reminiscencias del primer found footage (a pesar de que no se adscribe a ese estilo), en el que un grupo de amigos planifican unas vacaciones haciendo senderismo en el norte de Europa para superar la muerte de uno de los amigos unos meses antes. En lo que se presenta como una cinta de colegas, poco a poco algo maligno les acecha dentro de un bosque del que son incapaces de salir, mezclando pesadillas, magia, dioses antiguos, y sanguinarios cultos nórdicos. Con algunas imágenes para el recuerdo, y unos diálogos excelentes y bien representados, The Ritual es una gran película para acabar el día.





yume